domingo, 4 de marzo de 2012

Mi esclavitud: Contrato de esclavitud.

Los dos, Amo Hielo y su zorra, le dimos la bienvenida a nuestra nueva vida elaborando un detalladísimo Contrato de esclavitud que contempla todos y cada uno de los derechos y deberes, tanto míos como de mi Señor.
Se elaboró con tranquilidad, y sobre todo, con libertad y cabeza. Eso es siempre lo importante.

laura{Hielo}
La zorra esclava de Hielo.




CONTRATO DE ESCLAVITUD


En plenas facultades mentales, y como prueba expresa del profundo amor, devoción y pertenencia a la persona a la que adoro, firmo libremente y sin coacción este contrato de esclavitud en la que le hago traspaso de todos mis derechos y poderes a dicha persona, por tiempo indefinido, las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana.

Las características generales y especiales del contrato de esclavitud han sido creadas, revisadas y firmadas de forma conjunta entre ambas partes; de un lado la esclava, laura{Hielo}, mayor de edad y totalmente consciente de todos los puntos del contrato; del otro lado, Amo Hielo, mayor de edad y totalmente consciente de todos los puntos del contrato.

CARACTERÍSTICAS GENERALES

La esclava debe obedecer a su Amo en todos los aspectos de su vida, tanto física como mentalmente, de la forma que más honestamente considere, con el objetivo de agradar y hacer feliz al Amo.
La esclava será plenamente consciente de su estado de inferioridad, de sus obligaciones y de sus compromisos para con el Amo, y antepondrá éstos a cualquier idea, deseo o anhelo personal. Del mismo modo, no olvidará que puede ser reprendida si ante cualquier muestra personal ante el Amo, Éste considera que contraviene con Sus propios deseos personales.
La esclava no olvidará que está obligada contractualmente a responder con absoluta y completa sinceridad a cualquier pregunta planteada por el Amo, o por cualquier otra persona a instancia de Éste.
La esclava sabe y comprende que los tres pilares básicos del deseo del Amo son complacerle sexualmente, cumplir sus expectativas de pareja y acatar sus obligaciones de servidumbre, sin orden de preferencia ni importancia entre ellos.
La esclava no olvidará el protocolo, salvo en los casos detallados en las "Características Protocolarias".
La esclava tiene prohibido faltar al hogar, excepto en los casos detallados en el apartado "Contacto" de las "Características Personales".
La esclava renuncia de forma completa y definitiva a su vida privada, a su intimidad y a su pudor, tanto de cuestiones anteriores como posteriores a este contrato de esclavitud, a excepción de lo detallado en el apartado "Comportamiento" de las "Características Personales".
La esclava aceptará y estará plena y diariamente dispuesta para ser usada en forma y tiempo que el Amo estime adecuado, sin límites, siempre que cumpla con lo detallado en las "Caracteríticas Sexuales".
La esclava tiene terminantemente prohibido intimar con cualquier persona, hombre o mujer, a desconocimiento del Amo. Solo Él decide con quién puede establecer relación la esclava, salvo en lo detallado en el apartado "Contacto" de las "Características Personales".
La esclava aceptará cualquier castigo impuesto dentro de lo detallado en los "Castigos", sin posibilidad de objeción. Ni gritos ni llantos reducirán dichos castigos siempre y cuando estén dentro de lo detallado contractualmente.
La esclava sabe que su situación de esclavitud es completa y de por vida. El contrato puede romperse por cualquiera de las dos partes, pero eso dará lugar a la separación completa y definitiva de ambas partes, sin excepción ni posibilidad de arrepentimiento.
Las condiciones de este contrato de esclavitud no pueden cambiarse, salvo pacto mutuo y libre entre las dos partes, para lo cual se firmará un nuevo contrato, o se añadirán las cláusulas correspondientes.
Cualquiera de los derechos que el Amo tiene sobre la esclava puede Él obviarlo a su juicio, aunque haciéndoselo constar claramente a la esclava. La esclava, por su parte, no tiene posibilidad de obviar ninguna de las partes de este contrato de esclavitud.


CARACTERÍSTICAS PERSONALES

La esclava está obligada a llevar el estilo de vida impuesto por el Amo, de forma completa, durante todo el día y todos los días mientras este contrato esté vigente. No obstante, hay una ley de mayor importancia, llamada LEY SUPREMA, que impera sobre el resto del contrato en todos y cada uno de sus ámbitos y características. Y es el que sigue:
"La esclava y el Amo están obligados a disimular su estilo de vida, sus gustos, derechos, obligaciones y leyes, ante cualquier amistad o familiar que desconozca del estilo de vida llevado por ambos. Amo y esclava han de tener la seguridad de que dicha persona desconoce de dicho estilo de vida. Si uno de los dos miembros del presente contrato no lo sabe, o surge la duda, por mínima que sea, de que la tercera persona no conoce de dicha vida íntima, ha de comunicárselo a la otra parte en el menor tiempo posible, de modo que ambas partes sepan que han de comportarse según esta ley. Cualquier gesto, palabra o acto que pudira poner en entredicho el secreto del estilo de vida está terminantemente prohibido. Esta ley solo puede ser ignorada por pacto de común acuerdo cuando ambas partes consideren poner en conocimiento del estilo de vida llevado a la tercera persona".
Las obligaciones personales de la esclava son:
1) VESTUARIO:
La esclava tiene terminantemente prohibido el uso de la ropa interior. Su armario personal carecerá de ellas, salvo de los conjuntos, bragas, tangas, sujetadores u otras prendas que el Amo guarde en su propio armario y que usará a decisión unilateral de Él. Además de la lencería de contenido sexual, el Amo dispondrá un par de bragas básicas a uso exclusivo de los días de la esclava con la regla, y de cuantos bikinis o trajes de baño que Él estime oportuno, y que serán de uso a su orden.
La esclava tiene libertad para escoger su estilo a la hora de vestir, sin embargo ha de ser consciente de que siempre ha de consultar cualquier prenda que quiera usar y puede esperar negársele cualquiera de ellas, sin excepción de prendas o conjuntos.
La esclava tiene prohibido comprar ropa que no haya sido aceptada anteriormente por el Amo. No obstante, Él puede comprar cualquier prenda que estime oportuno y obligarla a ponérsela para salir a la calle. Sin embargo, aquí impera la Ley Suprema, de modo que la esclava no puede ser obligada a vestirse de modo que cualquier amistad o familiar con el que corran el riesgo de encontrarse pueda sospechar de su estilo de vida. En los casos en los que a juicio del Amo haya probada y absoluta convicción de que es imposible el encuentro accidental con familiares o amigos, la esclava está obligada a vestir del modo que elija el Amo, independientemente de lo humillante que pueda ser para la esclava o de las partes de su cuerpo que queden visibles.
En casa, la esclava tiene prohibido la ropa. Ha de vivir completamente desnuda siempre independientemente de la hora del día, la estación del año o incluso la visita que haya en casa, salvo que esto entre en conflicto con la Ley Suprema. No obstante, cuando la esclava sienta frío, es completamente libre de solicitar tantas mantas o abrigos sean necesarios para su comodidad, sin requerir de permisos especiales y a buen juicio del Amo de que la esclava puede sentir frío. Además, el Amo siempre es libre de ordenar que la esclava se vista como Él desee y con las prendas que Él considere, sin posibilidad de objeción por parte de la esclava. Por regla general, la esclava está obligada a desnudarse en cuanto cierre la puerta de casa al entrar.
Con respecto al calzado, no se establece consideraciones especiales. La esclava siempre ha de calzar lo que el Amo estime oportuno, o ir descalza, salvo riesgo de resfriado.
El collar es una prenda que siempre irá del cuello de la esclava, salvo cuando contradiga la Ley Suprema. Será el que el Amo elija para la esclava y solo se lo quitará exclusivamente para ducharse. Todo collar igual o superior a 7 cm de ancho solo puede ser puesto a la esclava por tiempo máximo de 48 horas por semana. El uso de grilletes es a juicio del Amo, sin restricción posible.
2) HIGIENE
La esclava tiene derecho a lavar sus manos siempre antes de comer, sin posible restricción al respecto, pero no tiene el permiso de hacerlo tras la comida, o en cualquier otro momento, a no ser que el Amo lo estime. Respecto a la ducha, será siempre que el Amo lo exija, pero se le garantiza un mínimo de una vez a la semana. La Ley Suprema restringe la negación intencionada de la ducha al buen juicio del Amo, considerándose expresamente oportuna la ducha antes de ir al trabajo o de visitar a un familiar o amigo si es necesaria.
La esclava está obligada a pedir permiso para hacer uso del servicio. El Amo puede negar el permiso a orinar siempre que desee, pero no el permiso a defecar. Orinarse encima no da derecho a la esclava a lavarse o ducharse.
La esclava tiene la obligación de tener sus uñas de pies y manos pulcramente cortadas del mismo modo que puede exigir que el Amo tenga las suyas cortadas. Las uñas de la sumisa pueden ser pintadas de la forma que el Amo estime oportuno, sin posibilidad de restricción, salvo conflicto con la Ley Suprema, como serían letras con contenido sexual escritas en las uñas.
La esclava tiene la obligación de depilar con cera todo vello de su cuerpo, a excepción de cejas y cabello. Del mismo modo, está obligada a, en el plazo de 6 meses desde el inicio del contrato de esclavitud, a gastar cuanto dinero sea necesario de sus propios ingresos para llevar a cabo la fotodepilación definitiva, o cualquier medio análogo, de todo el vello de su cuerpo, especialmente pubis, ano, axilas y piernas.
La esclava tiene relativa libertad para elegir peinado o corte de pelo, y además tiene derecho a negarse a una propuesta de corte de pelo que ella misma considere que pueda entrar en conflicto con la Ley Suprema. El Amo tiene el derecho a teñir el pelo de la esclava a su gusto, salvo conflicto anteriormente comentado.
La esclava está obligada a pintarse diariamente, salvo orden expresa del Amo o conflicto con la Ley Suprema, del modo que Él elija para ella.
La esclava está obligada a pasar una prueba de higiene diaria tras despertar. Si a juicio del Amo hubiese algún aspecto de la higiene mejorable, puede ser motivo de castigo leve, pero nunca severo.
3) COMPORTAMIENTO
La esclava está obligada a comportarse según los dictados del Amo. Su actitud siempre será sumisa. Debe procurar siempre el protocolo, según lo detallado en las "Características Protocolarias". Está obligada a mostrar un estado mental y de ánimo agradable y alegre, además de complaciente. Si el Amo considera que no está mentalmente estable, o la propia esclava es consciente de ello, ambos están obligados a comunicárselo a la otra parte con el objeto de tratar el tema en el rol de personas iguales, lo que implica la no necesaria aplicación del protocolo o cualquier otra conducta de este contrato por cualquiera de las partes. El Amo está obligado a consolar, ayudar y a satisfacer los deseos de la esclava con el objeto de remediar el estado de inestabilidad de ella.
La esclava debe ignorar su sentimiento de vergüenza, pudor o humillación ante cualquiera de las decisiones del Amo en cualquiera de los ámbitos de la vida de ambos. La esclava tiene la obligación de ignorar las ventanas abiertas de la casa, incluso aunque la muestren de forma humillante o sexual ante posibles observadores. Tiene prohibido cerrar la puerta del baño al defecar o la mampara de la ducha al ducharse, aunque haya otras personas en casa. Del mismo modo, tiene prohibido cerrar las puertas de los dormitorios en los que se encuentre. La esclava orinará donde y cuando el Amo le ordene, sin excepción ni posible negación, hasta el punto de orinarse encima si es necesario, con independencia de cualquier visita en la casa. Por regla general, orinará en un recipiente de plástico situado en su rincón.
La esclava carecerá por completo de vida privada. Esto implica la contraseña de su móvil personal y cuanta información hay dentro, de las distintas contraseñas de todo lo relacionado con internet, de toda conversación mantenida, on-line, por teléfono o físicamente. A cualquier pregunta del Amo, la esclava obedecerá relatando con absoluta precisión. Del mismo modo, cualquier conversación vía msn mantenida desde el trabajo, será guardada en un historial y enviada al Amo; cualquier sms o correo electrónico será mostrado.
La esclava tiene la obligación de comer como los animales, de un bol, sin cubiertos y en el suelo, salvo permiso expreso del Amo. Comerá cuando el Amo diga, la cantidad que el Amo estime y las veces que considere. El Amo tiene total libertad para prohibirle el alimento a la esclava, o por el contrario de obligarla a comer, con los límites de 24 horas sin comer o del dolor de estómago en el caso del sobrealimento. Impera en estos casos la lógica y salud de la esclava y la repercusión en su estado de ánimo.
La esclava dormirá, salvo orden expresa, en su rincón del salón especialmente diseñado para ella. Constará de un colchón en el suelo con funda, tres cojines que la esclava usará a su gusto, las sábanas y mantas necesarias en épocas de frío a consideración del Amo, el uso del calentador y del recipiente junto a la cama para hacer sus necesidades de forma obligatoria en horario de sueño.
La esclava tiene libertad para darle muestras de afecto, cariño y amor al Amo y viceversa, en la intimidad, a excepción de los casos en los que hay visita en casa, que debe mantener completamente el protocolo. No obstante, hay una regla que el Amo puede usar que le da el derecho de restringir de forma absoluta toda libertad de comportamiento de la esclava durante un plazo máximo de una semana en los que la esclava no puede, bajo ningún concepto en todos esos días, olvidar el protocolo, sus obligaciones y reglas. Esta regla se activa ante una orden específica por parte del Amo, y es obligación de la sumisa recordar en todo momento el tiempo de duración de dicha regla. Queda a juicio del Amo el uso de esta regla y su posible abuso, pero nunca podrá ser la tónica general de la relación de esclavitud. Se estima un uso máximo de 1 vez al mes.
4) CONTACTO
La esclava tiene libertad absoluta para mantenerse en contacto con familiares y amigos que desconocen de su estilo de vida. Puede usar el teléfono u otros medios de forma completamente libre, tanto enviar como recibir llamadas o análogos. No obstante, se le reserva el derecho al Amo de negarle a la esclava atender una llamada de familiar o amistad siempre y cuando esté interrumpiendo una conversación, una orden o una obligación o cuando la esclava está siendo usada.
La esclava tiene prohibido establecer contacto con cualquier persona, hombre o mujer, que sí sabe de su estilo de vida sin el consentimiento expreso del Amo. Esto limita a la esclava la posibilidad de hablar, directamente o mediante internet, con cualquier persona a desconocimiento del Amo. Toda persona que contacte con la esclava por el blog, deberá antes recibir un permiso para poder mantener contacto. Se prohibe, por supuesto, albergar sentimientos de deseo a otras personas. La esclava no puede olvidar que es un objeto, y que como tal, no se relacionará con nadie por decisión propia, salvo permiso del Amo.
La esclava tiene prohibido faltar a casa. Ir al trabajo, o visitar a un familiar por causa mayor, quedan fuera de esta prohibición. Para cualquier otra cuestión, ya sea visitas a familiares por causas cotidianas, visitas a amistades, quedadas con compañeros de trabajo, salidas nocturnas, almuerzos con amistades, etc. la esclava debe obtener el permiso expreso de su Amo. Llegar tarde a casa es considerado como falta grave y motivo de castigo severo.


CARACTERÍSTICAS DE LA CONVIVENCIA

La esclava sabe que convive en el hogar de su Amo en el régimen de sirvienta. Una de sus características fundamentales es la servidumbre. Ello implica que la esclava está obligada a preparar la comida, a entregarse a la limpieza del hogar y a la colada por encima de cualquier ocio personal.
1) COMIDA
Es obligación inexcusable de la esclava preparar y servir el desayuno diario. Irá a ello tras pasar la prueba de higiene diaria. No se establece ley protocolaria especial en cuanto al modo de hacerlo. Una vez el Amo marcha al trabajo, la esclava limpiará el menaje usado.
La esclava debe servir la mesa para el almuerzo en cuanto llegue del trabajo. A juicio de la propia esclava calentará la comida previamente cocinada o cocinará desde cero. Salvo orden expresa del Amo, la esclava puede decidir qué se almorzará. Los utensilios usados serán lavados por la esclava cuando llegue del trabajo a la tarde, que se estima sobre las 20.30 horas. Cuando no tenga que ir al trabajo, limpiará tan pronto el Amo y ella terminen de almorzar.
Para la cena valga la misma ley anterior. La esclava es libre de cocinar a la noche la comida para días siguientes si ella considera oportuno.
El Amo tiene el derecho a exigirle a la esclava cualquier comida. Si la comida no es agradable al Amo puede, a su juicio, sancionar a la esclava con un castigo leve. El Amo igualmente, tiene el derecho a exigirle a la esclava una comida diferente para ella, sea cual sea. Salvo orden expresa del Amo, ambos comerán lo mismo.
La esclava tiene la obligación de apuntar en la libreta de las compras todos y cada uno de los alimentos que detecte que faltan en casa, de modo que el Amo así pueda autorizarla para salir a comprar. El Amo es libre de ir con ella o no. De igual modo, el Amo puede decidir preparar personalmente la comida, pero para ello deberá comunicárselo a la esclava adecuadamente.
2) LIMPIEZA
La esclava tiene la obligación de realizar la limpieza de la casa mínimo una vez por semana, aunque lo hará siempre que el Amo se lo ordene. Si no hay orden, se considera el sábado por la mañana el día idóneo para la limpieza. El Amo tiene la libertad de ayudarda o entorpecerla a su gusto. Todo producto de limpieza a punto de agotarse ha de ser apuntado por la esclava en la libreta de las compras.
3) COLADA
La esclava está obligada a limpiar la ropa: lavadora, secadora, planchado y recogida en los armarios correspondientes. Imperan las mismas leyes que para la limpieza.


CARACTERÍSTICAS PROTOCOLARIAS

La esclava está obligada a recordar y aplicar todas y cada una de las reglas protocolarias aprendidas. Salvo lo remarcado en el apartado "Comportamiento" de las "Características Personales", la esclava está obligada a cumplir con el protocolo siempre, esté donde esté, y frente a quién esté, salvo peligro con la Ley Suprema o deseo del Amo. El protocolo aplicado consta de las siguientes características:
- La esclava olvidará su nombre, pues será llamada esclava, sumisa, perra, puta, zorra, guarra, cerda o cualquier otro descalificativo que el Amo considere para ella. Cualquiera de estas palabras surte el mismo efecto que llamar a la esclava por su nombre de pila.
- Ante cualquier llamada del Amo, la esclava dejará todo lo que esté haciendo y correrá hasta él, colocándose de rodillas, la mirada al suelo y las manos al frente, mostrándole las palmas al Amo. Los títulos propios del Amo que la esclava podrá usar para él son: Amo, Señor, Dueño, Maestro, Dómine o cualquier otro que el propio Amo considere.
- El Amo puede exigir que cualquier conversación sea hecha de rodillas y con la mirada al suelo.
- A la orden "siéntate" la esclava se colocará a 4 patas, en posición de perra, junto al Amo. La orden "muéstrate" en este caso obliga a la esclava a separar sus piernas, apoyar la cabeza al suelo y abrirse las carnes con las manos para mostrar su coño y culo al Amo.
- A la orden "túmbate" la esclava se tirará al suelo boca abajo, con los brazos cruzados en la espalda. La orden "muéstrate" en este caso obliga a la esclava a elevar un poco su trasero y abrirse las carnes con las manos para mostrar su coño y culo al Amo.
- A la orden "descansa" la esclava se sentará en el suelo con las piernas cruzadas y los brazos en el regazo. La orden "muéstrate" en este caso obliga a la esclava a abrirse de piernas y abrirse las carnes desde debajo de las piernas para mostrar su coño al Amo. La orden "recta" obliga a la esclava en este caso a sacar pecho y mostrar rectitud en los hombros y mirada al frente.
- A la orden "de pie" la esclava se pondrá de pie. La orden "recta" en este caso obliga a la esclava a sacar pecho y mostrar rectitud en los hombros y mirada al frente. La orden "muéstrate" en este caso obliga a la esclava a separar las piernas rectas, inclinar su cuerpo hacia el suelo y abrirse las carnes con las manos para mostrar su coño y culo al Amo.
- A la orden "espera" la esclava se pondrá de pie y recta de hombros, las piernas separadas, mirada al frente y brazos cruzados en la espalda. La orden "abajo" en este caso obliga a la esclava a flexionar las piernas hasta ponerse de cuclillas sin cambiar ningún otro aspecto de la postura de su cuerpo.
- A la orden "llena" la esclava irá a por el plug estipulado, se sentará sobre él, introduciéndoselo analmente y esperará hasta nuevas órdenes del Amo.
- A la orden "come polla" la esclava se pondrá de rodillas, las manos bien agarradas a la espalda, los ojos cerrados y la boca abierta.
- A la orden "ponte perra" la esclava adoptará el rol completo de perra, mostrándose y rondándole al Amo en todo momento.
Salvo orden expresa, Amo y esclava, irán por la calle basándose en la Ley Suprema, es decir, como pareja cotidiana. Las pruebas de afecto o amor expontáneas no son nunca motivo de castigo. Las pruebas de afecto o amor expontáneas en la intimidad no pueden ser siquiera reprochables.
La esclava no olvidará nunca que el Amo es la persona más importante de su mundo. En inferior escalón se encuentran la familia y amistades de la esclava. En inferior escalón se encuentran otros Dominantes y amistades del Dueño. En un escalón inferior se encuentran el resto de personas vainillas. En inferior escalón se encuentran otras/os sumisas/os y esclavas/os. El último escalón, inferior a una persona, y al nivel del resto de objetos de la casa, se encuentra ella.


CARACTERÍSTICAS SEXUALES

La esclava es consciente de que es un objeto sexual para el disfrute del Amo, que puede disponer de ella dónde quiera, cuando quiera, del modo que quiera, ante quienes el Amo quiera, el tiempo que quiera y las veces que quiera.
Tanto el sexo como el placer dejan de pertenecerle a la esclava, para ser propiedad exclusiva del Amo. De este modo, la esclava no puede solicitar sexo ni placer. Cualquier solicitud al respecto puede ser rechazada por el Amo sin mayor trascendencia. Por el contrario, es el Amo el dueño total y absoluto tanto del sexo como del placer de la esclava. Y no solo obligará a tener sexo a la esclava cuando el Amo considere oportuno, sino que también tiene el absoluto derecho de disfrutal del placer de la esclava a su gusto. Esto implica específicamente el orgasmo.
La esclava tiene restringido y controlado el orgasmo. Se correrá solo a la orden del Amo, cuando, dónde, las veces que el Amo quiera, del modo que él desee y ante las personas que desee. Si la esclava tiene un orgasmo no permitido, el Amo tiene derecho a imponerle uno de los castigos especiales a tal hecho. Del mismo modo, si la esclava no tiene un orgasmo cuando el Amo se lo exige, se le practicará el pertinente castigo especial si el Amo así lo desea.
Prácticas sexuales que la esclava está obligada a aceptar, con independiencia absoluta del apetito sexual de ella:
- Sexo vaginal, anal y oral.
- Semen dentro de su cuerpo o en cualquier parte de su piel o cabello.
- Garganta profunda.
- Consoladores, dildos y plugs.
- Fisting vaginal y anal.
- Bondage: inmovilización de su cuerpo o cualquier parte de su cuerpo indefinidamente.
- Pinzado: en cualquier parte del cuerpo.
- Cera: en cualquier parte del cuerpo excepto cabeza.
- Privación de sentidos.
- Sesiones tan largas como permitan la resistencia de la esclava.
- Pissing, tanto sobre su cuerpo o cabello, como tragado o en sus orificios.
- Grilletes, cadenas y mordazas.
- Negación del orgasmo: frenar completamente la estimulación sexual de la esclava. La duración máxima es de una semana.
- Tortura post orgasmo: seguir masturbando a la esclava sin descanso aunque tenga un orgasmo. La duración máxima la marca la propia salud de la esclava. Se le puede exigir a la esclava un mínimo de una hora ininterrumpida.
- Sexo con cualquier persona que dentro de casa solicite de sus servicios: la esclava está obligada a ser usada por cualquier persona que se halle en la casa, sea hombre o mujer, sin necesidad de pedirle permiso al Amo, por el simple hecho de ser amistad del Amo. Se permite cualquier práctica sexual propia del Amo a excepción de: semen dentro de su cuerpo, fisting, pinzado y pissing. Estas excepciones son absolutas: el Amo no puede exigir que la esclava las ponga en práctica con terceras personas bajo ninguna circunstancia.
Prácticas sexuales que el Amo no puede exigir ni solicitar (prácticas prohibidas):
- Sado: golpes por el mero placer de ver sufrir a la esclava.
- Scat.
- Zoofilia.
- Sexo con menores de edad.
- Inyecciones y en general todo lo relacionado con la sangre.
- Cesión: la esclava no puede ser cedida a otros Dominantes, ni siquiera con el Amo presente.
- Prostitución: el Amo tiene prohibido cobrar a cualquier persona que use a la esclava.


CASTIGOS

La esclava asume que comete errores, y que el medio para evitar repetirlos pasa por el conveniente castigo. Los castigos son parte fundamental de la evolución de la esclava, y de tal modo ella los acepta.
Se establecen tres tipos de castigos, en función de la gravedad y del error cometido. Dichos castigos solo podrán efectuarse por el Amo, nunca por terceras personas. Igualmente, dichos castigos se realizarán exclusivamente en la intimidad del hogar, y no ante terceros. Por importancia son castigos leves o castigos severos, y son a consideración del Amo el considerar una falta leve o merecedora de castigo severo, a excepción de lo específicamente detallado en el contrato de esclavitud. Hay otra categoría, los castigos especiales, que se usarán para casos específicos.
1) CASTIGOS LEVES
Son así clasificados los de rigurosidad leve a moderada, tanto por complejidad, como por dureza. Pueden ser los siguientes:
- Golpes: azotes con mano o vara. Nunca sesiones de azotes. Hacer llorar a la esclava da por concluido este tipo de castigo.
- Inmovilización: atar a la esclava e ignorarla. Nunca más de 12 horas. Nunca en horario de descanso.
- Negación de la comida o restricciones en cuanto a ella, dentro de los plazos máximos permitidos.
- Negación de los permisos de contacto con familiares y amigos por plazo máximo de 1 semana, no acumulables.
- Otros, a juicio del Amo.
2) CASTIGOS SEVEROS
Son los clasificados como especialmente rigurosos o duros, motivados por faltas graves de la esclava. Pueden ser los siguientes:
- Golpes: azotes con mano o vara. Máximo sesiones de 20 azotes por cada 15 minutos en espalda o culo. Máximo sesiones de 10 azotes por cada 15 minutos en pechos o estómago. Máximo 50 azotes en cómputo total en vagina. Hacer llorar a la esclava no da por concluido este tipo de castigo. La marca de sangre sí da por concluido este tipo de castigo.
- Inmovilización: atar a la esclava e ignorarla. Nunca más de 4 días completos seguidos, salvo conflicto con la Ley Suprema. Totalmente permitido en horario de descanso, salvo el día inmediatamente anterior al trabajo.
- Negación de comida o restricciones en cuanto a ella, dentro de los plazos máximos permitidos.
- Negación de los permisos de contacto con familiares y amigos por plazo máximo de 1 mes, no acumulables.
- Negación de cualquier solicitud de permiso por parte de la esclava por plazo máximo de 1 mes, no acumulables.
- Otros, a juicio del Amo.
3) CASTIGOS ESPECIALES
Motivados por faltas concretas en la esclava, generalmente referidas a características sexuales. Son aplicables a juicio del Amo, como complemento a un castigo leve o severo. Pueden incluirse tantos castigos nuevos como estimen las dos partes del contrato de esclavitud, siempre por consenso.
- Por orgasmo no permitido: negación del orgasmo durante el resto de la sesión. Para más de 1 orgasmo no permitidos en una misma sesión se permite la negación del orgasmo de hasta 1 mes de duración, no acumulable. Para más de 4 orgasmos no permitidos en una misma sesión se permite la negación del orgasmo de hasta 6 meses de duración, no acumulable.
- Por orgasmo solicitado y no dado: obligación de masturbación en intervalos de 1 hora con 15 minutos de descanso, hasta un máximo de 12 horas. Para más de 2 orgasmos solicitados y no dados, obligación de masturbación en intervalos de 1 hora con 5 minutos de descanso, hasta un máximo de 72 horas, salvo conflicto con la Ley Suprema. Está permitida la participación de terceras personas en este castigo.
- Por fallo de comportamiento ante una relación lésbica solicitada: obligación de la esclava a que sus próximos orgasmos sean obtenidos exclusivamente en una relación lésbica, en número de orgasmos a juicio del Amo, con un máximo de 10 orgasmos, no acumulables.
- Por fallo en la práctica del fisting: obligación de la esclava a ir llena, ya sea vaginal o analmente, con cualquiera de los dildos que el Amo estime oportuno, con un máximo de 24 horas.

13 comentarios:

  1. hola wapaaa!! sorry x no pasarme antes, jeje. hay qver lo bien q sienta todo cuando se esta otra vez feliz enn?? jejeje
    disfruta tu esclavitud, t lo mereces!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, cielo! Besos enoooormes para ti.

      Eliminar
    2. Quiero ser tu amo 636040854

      Eliminar
  2. vaya, veo que vas en buen camino ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Definitivamente me siendo feliz con los últimos pasos dados.
      Gracias por tu comentario, net{LL} y saludos a tu Señora.

      Eliminar
  3. Formidable! Que bien que estás de regreso. Y "Reloaded". Enhorabuena para ti y para Hielo. Abrazos... TREKKER.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Y casi coincidimos en hora.
      Estamos en contacto.

      Eliminar
  4. Qué placer leerte de nuevo... espero suban fotos suyas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Aunque escasa de tiempo, seguiré con la sanadora introspección de mi vida de esclava. Las fotos llegarán, como el resto de las órdenes.

      Eliminar
  5. Hola, llego un poco tarde, pero paso a saludarte y a felicitarte porque se te nota feliz con esta nueva vida. Un beso grande ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, aleera. Espero que pronto tu vida esté exactamente donde desees. Te lo mereces. Besos.

      Eliminar
  6. Que bueno que viniste!!! Me alegro de verte escribir de nuevo, avanzando y siendo nuevamente feliz! Seria muy bueno ver un libro tuyo, tu autobiografía, como descubriste esta faceta, como conociste a tu Amo, como empezó todo antes de las primeras sesiones que publicaste. Tu manera de expresarte y tus metáforas y porque no decirlo, el tema en si, hacen que no pueda parar de leer tu blog!!! Muchos Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente me hace sentirme especial cuando se dicen estas cosas de mí. No puedo más que agradecerle enormemente su comentario. Sobre el origen de mis sentimientos sumisos, siempre he sentido cierta necesidad a exponerlos en el blog, pero hasta hoy nunca lo hice. Diversos son los motivos.
      Eso sí, nunca imaginé que alguien desease leer una autobiografía mía. Gracias, y pásese por el blog siempre que desee.

      Eliminar